Ahorro energético: prepárate para un invierno ‘caliente’

Compartir esta publicacion

Los políticos nos lo están avisando y advirtiendo. Nos tenemos que preparar para un invierno caliente. Y no, no me refiero a que vaya a hacer mucho calor, todo lo contrario. Se avecina un tiempo fresco y lamentablemente muchas familias no van a poder encender la calefacción. La razón es el precio del gas que estará desorbitado, como el de la electricidad. Incluso hay gente que ya habla de que se van a producir cortes en el suministro. Eso puede provocar un duro invierno. ¿Qué hacer ante esto?

Pues los mandamases ya nos están dando una serie de consejos que pueden sonrojar a cualquiera. Y es que hace años cuando a alguien decía estos consejos se hablaba de “empobrecimiento energético”, ahora, con un gobierno más progresista, todos estos consejos son para resistir mejor a la crisis, pero también para tener un comportamiento sostenible. Cosas de los políticos que dicen unas cosas u otras según les venga mejor. Pues bien, ante este invierno tan complicado que se avecina nosotros vamos a hablar de una serie de consejos para que puedas ahorrar energía y la factura no sea tan elevada.

Aislamiento de las casas

Como suelen decir, el mejor ahorro de energía es el que no se consume. Para ello lo que tenemos que hacer es tener una casa con buen aislamiento. Entre las cosas que podemos hacer está la de reforzar el aislamiento de todos los cerramientos exteriores al rehabilitar. Evitar fugas en los cajetines de las persianas. Detectar (con una vela) y evitar corrientes de aire en los interiores y no te olvides de tapar infiltraciones con silicona u otros materiales de puertas y ventanas.

Lo que está claro es que la calefacción se va a poner, porque no se pueden aguantar las temperaturas que sufrimos en algunas ciudades. Pues bien, la

Ahorrar calefacción

recomendación que te damos es que sepas controlar la temperatura, y estos son los mejores consejos. El objetivo es  mantener la casa a un máximo de 21º durante este invierno. Para ello tenemos que apagar la calefacción mientras dormimos y ventilar por la mañana antes de encender.

Hay que colocar válvulas termostáticas en radiadores o termostatos programables. Si nos vamos de casa hay que bajar el termostato a 15 grados. Tener siempre la caldera a punto y purgar los radiadores al iniciarse la temporada. Hay que evitar cubrir los radiadores con ropa o con mantas porque se va mucha energía. Y no te olvides de ventilar solo durante 10 minutos.

Ventanas eficientes

No somos conscientes de la gran cantidad de energía, es decir de euros, que se nos van por las ventanas. Por eso, una buena medida para ahorrar es tener unas buenas ventanas. Normalmente las que vienen de fábrica no son de mucha calidad y siempre hay que cambiarlas. Por eso, te recomendamos que apuestes por ventanas de PVC de altas prestaciones con las máximas garantías: herraje perimetral, soldadura invisible, máxima estanqueidad, doble y triple vidrio con posibilidad de tratamiento, doble hoja sin poste central, doble maneta oscilobatiente y un amplio abanico de colores y texturas. Incluso como apuntan desde Replus, instalando la ventana corredera elevable se consigue el aislamiento térmico y acústico óptimo para cubrir grandes superficies con un sistema corredizo de cierre y apertura muy cómodo.

Y no es broma. La ventana de PVC con un 30% de material reciclado presenta el menor consumo de energía (1.740 kWh) y emisiones de CO2 (730 kg). En la siguiente gráfica puedes comprobar como según el Ministerio de Industria el uso de ventanas de PVC puede suponer un ahorro de hasta 439 euros al año. Algo que comenzarás a notar en tus bolsillos.

Ahorro de agua

Por último, vamos con el ahorro de agua. Nosotros no te vamos a decir que compartas ducha, como aseguran desde algunos programas de televisión. Nosotros te decimos que lo mejor es aislar bien el depósito acumulador y las tuberías. Racionalizar el uso de agua caliente (no dejar grifos abiertos). Lo que sí decimos es que ducharse en lugar de bañarse es mucho mejor para ahorrar.

Evitar goteos y fugas de los grifos, usa cabezales de ducha de bajo consumo. Y por supuesto, usar grifos reguladores de temperatura con termostato para dejar el agua de la ducha entre 30º y 35º, que ya es suficiente. No necesitamos salir encallados del calor. Y por último,  cambiar doble grifo (caliente y frío) por los de monomando.

Con estos consejos estamos seguros de que te vamos a ayudar a pasar un invierno más tranquilo de lo que nos aventuran los políticos.

 

Más para explorar