Aprende a modelar y decora tu hogar

Compartir esta publicacion

Esta de moda hacer manualidades, aprender a pintar, tomar clases de música, escritura o actividades de carácter artístico. Bueno, en realidad no están de moda porque siempre lo han estado. Las inquietudes artísticas de gran parte de la sociedad, se ven canalizadas a través de la realización o el aprendizaje de alguna de sus disciplinas.

Desde Bustos personalizados, expertos en escultura y modelado, nos aseguran que tener esculturas personalizadas esta cada vez más a la vanguardia de la decoración particular. Son muchas las personas interesadas en contar con un busto propio, de un ser querido o incluso de la mascota, como colofón en el salón o alguna estancia del hogar.

Con esta realidad por bandera, hemos convenido que tal vez, aunque no sea lo más habitual, haya mucha gente interesada en aprender el arte del modelado y la escultura. Dar forma a un material informe, valiéndose de las propias manos, debe reportar un enorme grado de satisfacción personal.

La manera más habitual y formal, de iniciarse en la escultura, es a través del modelado. Aunque los profesionales sugieren que pueden existir otras técnicas de aprendizaje, el modelado es la más versátil y plástica para ir formándose en este particular y sorprendente, arte.

A nivel profesional, el proceso de aprendizaje de la escultura, se inicia con un proceso que se realiza con materiales suaves para modelar, pasa por la elaboración de moldes (materiales suaves que se endurecen), llega al momento de tallar materiales relativamente suaves como la madera o el yeso y culmina con la talla en materiales de mayor dureza como la madera dura o la piedra.

En el camino del aprendizaje, se aprende otras variantes y técnicas relacionadas con la escultura moderna, como son el ensamblaje y la instalación.

Como decíamos, los orígenes y la técnica primera para iniciarse en este arte, es el modelado. Esto es así por una cuestión tan básica como sencilla de entender: modelar implica manejar materiales suaves, como barro o arcilla, que permiten la corrección y el cambio. Utilizando estos materiales, el inicio en la escultura puede hacerse de una manera más relajada. Además de facilitar el proceso de la exploración por tratarse de la rapidez que ofrece, ya que las otras técnicas y materiales, resultan lentas y difíciles de corregir.

En comparación con otras ramas artísticas como la pintura, en la que puedes hacer todas las pruebas e intentos que necesites en un periodo de tiempo corto, la escultura, no posee esa versatilidad, salvo en la técnica del modelado.

Materiales aptos para el modelado

Si recordamos nuestra niñez, recordaremos un material que a todos nos encantaba: la plastilina. Material blando, suave y con el que podías pasar horas haciendo formas dispares sin que perdiera sus propiedades. En el aspecto profesional, existen plastilinas que presentan mayor dureza y permiten modelar con mayor precisión.

Siguiendo esa estela de la niñez, había otro material que a todos encantaba. Gustaba más que la plastilina, aunque no a las madres, pues manchaba, y era indicativo de que eras algo más mayor: la arcilla.

Sin duda, este es el material ideal para iniciarse en el modelado. Su origen natural, su variedad de colores, y su versatilidad para manejarla a tu antojo, con solo añadirle humedad, la convierte en la opción por excelencia.

Gracias a los procesos de purificación a los que se somete, se mejoran sus propiedades plásticas y adquiere la humedad que necesita para adquirir esa elevada plasticidad que se necesita para modelarla.

El campo donde mayor utilidad se le confiere a este material, es la cerámica. Los productos realizados con arcilla, se someten a un proceso de cocción para que obtengan la resistencia necesaria en los productos finales.

A parte de este campo, la arcilla se utiliza mucho en el de la escultura, como ya hemos dejado claro. Tanto para iniciarse en el modelado como para convertirlo en un medio transitorio previo al molde o como medio de estudio.

A caballo entre los dos campos, podemos encontrar la combinación de la cerámica y la escultura, obteniendo esculturas cerámicas.

Empezando con la arcilla

Puedes iniciarte en el modelado con plastilina. Jugar con ella, quitar, poner, hacer, deshacer… una toma de contacto para que tus manos se familiaricen con lo que pretendes hacer.

Cuando te sientas cómodo, pasas a la arcilla y, más de lo mismo. Hacerse con ella es lo primordial: jugar, quitar, poner, hacer, deshacer… A partir de ahí, lo que hay que hacer es trabajar sobre una imagen, sea inventada, real o un dibujo, para que sirva de guía.

Algo que hay que tener en cuenta, es que el resultado del modelado, será tridimensional. Por lo tanto, la imagen o el dibujo del papel diferirá en gran medida de lo que salga de nuestras manos. Pueden utilizarse imágenes de diferentes puntos de vista para dotar de mayor veracidad los resultados de la figura.

Conviene, la primera vez que se modela algo, trabajar en pequeño y sin estructuras internas. Esto proporciona libertad de movimiento. En esta primera incursión, pretendemos modelar algo que debe sostenerse por si mismo.

Una vez que nuestro aprendizaje nos pida realizar modelados mas complejos, con estructura interna, se puede utilizar un alambre o varilla para sujetar la pieza.

Para que nos entendamos, vamos a detallar un poco los pasos a seguir para iniciarse en el modelado:

  • La arcilla no debe estar pegajosa. En el caso de que se encuentre pegajosa al tacto, se amasará sobre una tabla hasta que coja plasticidad y no se pegue.
  • Para trabajar con la arcilla, hay que disponer de una tabla.
  • Sobre la tabla, como si fuera plastilina, hay que formar la figura pretendida.
  • Si se quiere o necesita guardar el proyecto para continuar en otro momento, se envuelve la figura con un trapo mojado y escurrido. De punto o algodón, pero no paño para evitar marcas en el proyecto. Luego se tapa con una bolsa de forma que no quede nada al aire.
  • Con este procedimiento, no se aplica la cocción en le horno.
  • Este tipo de prácticas son útiles para hacer la figura por primera vez, cuando se realiza una formación, es la antelasala de un molde de yeso que dará lugar a la figura definitiva en un material más duradero.

Los proyectos realizados de esta manera pueden permanecer meses sin secarse. A veces es inevitable la aparición de hongos, en ese caso, removerlos y cambiar el trapo, será suficiente.

Como es de comprender, modelar requiere de práctica, práctica y más práctica. Llegar a plasmas con el solo uso de los dedos, la figura o imagen pretendida, es un trabajo que puede llevar tiempo. No hay que desesperar. Existen tutoriales, videos y libros para aprender todo lo referente a las técnicas de modelado.

Ahora bien, si lo que realmente quieres es convertirte en un artista de la escultura, las escuelas de escultura, son la mejor manera, tanto de iniciarte como de afianzar tus conocimientos.

Como afición, como reto, como profesión… el modelado es todo un arte que precede a la escultura. Todo escultor suele servirse de la técnica del modelado para concebir sus obras. De ahí, que los mismos profesionales, aconsejen y recomienden, aprender bien esta técnica.

Una vez domines la arcilla y el arte de modelar con ella, materiales como la madera o, incluso la piedra, se convertirán en tus siguientes objetivos. Aunque ahí, habrá que servirse de otras herramientas como el martillo y el cincel para hacer posibles tus creaciones.

De momento, nos basta con las manos para modelar y dejar impronta de nuestra creatividad, decorando los rincones del hogar.

 

 

 

Más para explorar