Tratamientos para rejuvenecer tu mirada

Compartir esta publicacion

La estética de nuestro rostro es verdaderamente importante para muchos, por ejemplo, nos preocupan hasta detalles como la aparición de ojeras, patas de gallo o bolsas debajo de los ojos, y es aquí cuando buscamos tratamientos, productos y otros que nos ayuden a recuperar la salud y belleza de nuestro rostro.

Para dar respuesta a ello el mundo de la estética y la cosmética ha desarrollado variedad de tratamientos y técnicas, unas más rápidas, unas más permanentes, de ayudarnos a mantener nuestro rostro, y en el caso que nos interesa dentro de este artículo, la zona de nuestros ojos joven y hermosa.

Si quieres enterarte de cuales son, sigue leyendo, que el equipo experto en cirugía ocular  de la Dra. Cecilia Rodríguez Cirugía Plástica Ocular, nos cuentan todo.

Los mejores tratamientos para rejuvenecer nuestra mirada

  • Infiltraciones de ácido hialurónico para las ojeras

Existe un solo ácido hialurónico (aprobado por la CE) que se puede utilizar en esta zona y es el Redensity II de Teoxane.

El ácido hialurónico es una sustancia que produce el propio organismo y que ayuda a hidratar la piel, estimular la producción de colágeno y rellenar los surcos y arrugas, dando volumen al rostro. Por lo tanto, se puede aplicar en muchas zonas como los pómulos, el mentón, los surcos nasogenianos y las ojeras.

La principal ventaja del ácido es que sirve para eliminar los surcos y marcas que, con el tiempo, se forman alrededor de los ojos. Pero, también, previene y retrasa la aparición de arrugas, mejorando la textura y aumentando la producción de colágeno y elastina, con resultados que suelen durar alrededor de un año.

Se infiltra utilizando una  aguja o cánula para el surco que forma la ojera, de forma que la piel se ve más gruesa, con un tono mucho más unificado, y cuidando no  ocasionar hematomas. Lo mejor, no tiene ningún efecto secundario.

  • Láser Plexr

El láser Plexr o blefaroplastia sin cirugía es un tratamiento que ocasiona una micro quemadura controlada capaz de retraer y compactar la piel que ayuda a reducir el exceso de piel en el párpado superior que genera la condición conocida como ojo encapotado.

La blefaroplastia se hace con anestesia local y no requiere hospitalización. No obstante, su principal ventaja es que los resultados suelen ser de los más satisfactorios y duran por años. De hecho, es una de las intervenciones más seguras y demandadas.

En su postoperatorio, el paciente puede volver a hacer vida normal entre 2 y 3 días después de la cirugía, y solo se requerirán algunos cuidados especiales durante los siguientes meses como no maquillarse, llevar gafas de sol y usar fotoprotector.

  • Hilos tensores

Una de las modas tendencia hoy en día en cuanto a ojos es el efecto Foxy Eyes que se trata de tener una mirada abierta, pero a la vez con efecto rasgado y como de felino.

Para lograrlo, lo común es apelar por cosméticos y valerse del eyeliner y las sombras para crear tal efecto. No obstante, también existe una técnica de medicina estética conocida como los hilos tensores que te darán el mismo resultado, pero perdurando durante 12-18 meses, ya que el material es reabsorbible.

El tratamiento de hilos tensores consiste en colocar unos hilos para subir la zona de la cola de la ceja y así eliminar la sensación de ojo triste. Es decir, se inserta una aguja fina con el hilo a nivel subcutáneo y una vez esté aplicado, el médico ejercerá cierta presión para recolocar la piel y con ello lograr la tensión inmediata. Esto siempre sin caer en los excesos y apuntando al resultado más natural posible a través de un levantado que sea más bien sutil.

Los hilos se pueden colocar en varias partes de la cara para reafirmar el óvalo facial, pero en el caso de los ojos, lo más frecuente es poner uno o dos en cada ceja.

El tratamiento se realiza de manera ambulatoria y al día siguiente se puede hacer vida normal y los resultados suelen durar entre varios meses y hasta dos años.  El tratamiento suele superar los 600-750€.

  • Mesoterapia

Es un tratamiento que por si solo logra excelentes resultados, pero por lo general, las clínicas suele recomendarlo como un tratamiento complementario a  algunos de los anteriormente explicados.

Se trata de la infiltración de aminoácidos, antioxidantes, minerales y vitaminas con el objetivo de mejorar el tono, la luminosidad y la elasticidad de la piel alrededor de los ojos.

  • Mesoterapia específica periocular

Este es otro tipo de mesoterapia facial cuyo objetivo es aclarar y facilitar la renovación dérmica, activando la producción de colágeno y redensificando la piel.

  • Microblading

El microblaning es una técnica pensada más bien para las cejas, las cuales son un elemento importante en el efecto que dan nuestros ojos, y que ayuda a maquillarlas de ciertas forma para que estén siempre al punto.

Se trata de una técnica de maquillaje semipermanente que permite diseñar y rellenar las cejas por medio de una pluma desechable llamada tebori, que tiene insertadas pequeñas agujas con las que se va depositando el pigmento.

Su aplicación suele durar unas 2 horas y media y se realiza «pelo a pelo». Hoy en día cuenta con muchas adeptas por los resultados tan naturales y duraderos que ofrece y suele rondar los 300€ con retoques anuales, que oscilan entre los 120-150€ aproximadamente.

  • Toxina botulínica

La toxina botulínica, más conocida como Botox ® es una de las herramientas más utilizadas para prevenir la formación de arrugas en el rostro y eliminar las ya existentes, alisando la piel de nuestro rostro, y ayudándonos a deshacernos, por ejemplo, de las indeseables patas de gallo al lado de nuestro ojos.

La toxina botulínica se inyecta en pequeñas cantidades en los músculos del rostro, ofreciéndole un efecto lifting. Los resultadosdefinitivos pueden apreciarse 4 días después y los efectos duran entre 5 y 6 meses, desapareciendo de forma progresiva, por lo que se deberá volver para un retoque.

  • Peeling despigmentante

Se trata de un peeling específico para ojeras que disminuye el tono e intensidad de la ojera, consiguiendo un blanqueamiento de la zona, por medio de una técnica no invasiva que se realiza en diferentes sesiones.

  • Carboxiterapia

Este es un tratamiento que consiste en la aplicación de inyecciones con dióxido de carbono en la zona de las ojeras para  mejorar la circulación sanguínea en esta área, permitiendo que los tejidos se oxigenen y se revitalicen. Al mismo tiempo, se estimulan las células de la piel para la creación de más colágeno, se ayuda a drenar con más efectividad las toxinas acumuladas y obtenemos como resultado una mejor apariencia de la piel.

Se aconseja este tratamiento en caso de padecer ojeras moradas, siendo más eficaz la técnica del Láser CO2 si son de color marrón.

  • Láser CO2

Como dijimos anteriormente, si tus ojeras son de color marrón, la técnica ideal para eliminarlas es el láser CO2.

Estas ojeras se generan por una acumulación excesiva de melanina debajo de los ojos, para lo cual se utiliza un láser ablativo fraccional de CO2 con el que se consigue suprimir toda la capa de piel hiperpigmentada. Dicho láser es calibrado a baja energía y con alta densidad de superficie tratada.

  • Endoláser

Es una técnica utilizada para combatir la flacidez y el envejecimiento cutáneo, mediante la aplicación de la energía láser de forma subcutánea. De esta forma se logran eliminar las bolsas de los ojos y tensar la piel de los párpados, dándole a tu rostro un aspecto más descansado y natural.

  • Hidroxiapatita cálcica

Esta es otra técnica para combatir las ojeras, además de para eliminar los surcos y combatir la flacidez.

Se trata de inyectar bajo la piel, para rellenarla e iniciar un proceso llamado neocolagénesis o producción de colágeno nuevo, aumentando del volumen de la zona tratada. Además, su infiltración suaviza y corrige los rasgos faciales de forma inmediata, logrando un aspecto natural.

Si es verdad que al igual que otras técnicas, con el tiempo, el organismo absorbe gradualmente el producto, y hay que hacer retoques, sin embargo brinda excelentes resultados y bastante duraderos.

  • Extensión de pestañas

Quizás esta es la técnica más practicad, más sencilla y menos invasiva, justamente porque lo que busca es mejorar el aspecto de nuestras pestañas para darle más profundidad y vida a nuestra mirada.

Consiste en alargar las pestañas naturales con el uso de pestañas artificiales que se colocan pelo a pelo sobre la pestaña natural con unas pinzas y un tipo de pegamento especial, que no las daña y no causa ningún tipo de molestia o daño en los ojos. Además, puedes elegir el número de pestañas y el efecto que deseas tener.

Los resultados son de los más natrales, eso si, siempre que se les de el cuidado especial que necesitan para mantenerse en perfecto estado.

Lo mejor es que no es para nada invasivo, puedes hacértelo en cualquier momento y sin contraindicaciones, y continuar con tu vida con completa normalidad después de la aplicación.

Más para explorar