Guía de las flores de Bach: origen, cuáles son, preparación y para qué sirven

Compartir esta publicacion

El uso de esencias florales de Bach es una forma popular de promover la curación y el desarrollo de niños y adultos. Todavía circula la suposición errónea de que se habla de floraciones, que se encuentran preferiblemente en arroyos. Pero, ¿dónde tiene realmente su nombre la flor de Bach y quién reconoció su efecto curativo en la mente?

Flores de Bach: ¿qué son?

Las flores de Bach son un conjunto de preparaciones herbales que fueron desarrolladas como terapia por el Dr. Edward Bach.

Esta propuesta de tratamiento se basa en la ingesta o aplicación en la piel de dichos preparados para ayudar a tratar aspectos emocionales, de forma que se ofrecen para ayudar a recuperar el equilibrio emocional e incluso estimular el sistema inmunológico y la capacidad de regeneración.

Específicamente, el Dr. Bach desarrolló un total de 38 remedios o preparaciones a partir de la combinación de diferentes plantas, basadas en lo que él llamó «propiedades vibracionales».

El tratamiento floral de Bach deriva de la idea de que la enfermedad surge de la existencia de conflictos psicológicos entre la personalidad y el alma, produciendo un bloqueo o que la energía interna a nivel emocional de la persona se desequilibre. Por lo tanto, el cuerpo, la mente y el espíritu estarían relacionados e influirían mutuamente. El efecto curativo ofrecido por Bach se explicaría por la transferencia de la energía de las plantas a la persona (sin tener en cuenta que tienen que ver con los aspectos bioquímicos).

Las plantas con las que se preparan las preparaciones de la flores de Bach, según esta filosofía, emiten una serie de vibraciones que pueden alterar la energía interna de la persona y ayudarla a alcanzar un estado armonioso y transferir la energía de las plantas a la preparación.

Origen de las flores de Bach en medicina natural

Dr. Edward Bach

El descubridor y fundador de la floroterapia de Bach fue el médico británico Edward Bach (1886 – 1936). Se dedicó a la investigación bacteriológica, pero siempre sintió el deseo de buscar la manera de ayudar a la humanidad sufriente.

En muchas conversaciones, sintió las dificultades emocionales internas de sus pacientes y trató de llegar al fondo de las causas reales de la enfermedad física. Su principio era tratar no a la enfermedad, sino al hombre. Fue fortalecido por el contacto con los principios homeopáticos después de Samuel Hahnemann.

Siete nosodes o grupos de Bach

En el Royal London Homeopathic Hospital, exploró la flora intestinal humana y descubrió siete grupos importantes de bacterias. Cada grupo dominante de bacterias que el Dr. Bach escribió, tenía una estructura de personalidad humana muy específica. Desarrolló un tratamiento homeopático de vacuna oral, los conocidos «siete nosodes o grupos de Bach». Prescribió a estos pacientes de acuerdo con sus agudas dificultades emocionales y psicológicas, sin prestar atención a los diversos síntomas físicos. El éxito le dio la razón y una vez más consolidó su convicción de que las enfermedades físicas podían curarse a través de la psique humana.

Finalmente, en 1930, el Dr. Bach comenzó su práctica de reemplazar los nosodes bacterianos con flores silvestres, en las que reconoció los poderes curativos más efectivos. Se adentró en la naturaleza y sintió el efecto de las plantas medicinales y el agua de manantial. Al mismo tiempo, se desarrollaron los métodos desarrollados hasta el día de hoy, como el secado al sol o el método de cocción, con el que el médico produjo las esencias de las flores.

Después de su muerte, Bach nombró a dos colaboradores a largo plazo como sus sucesores.

Desde entonces, se han realizado y se están llevando a cabo investigaciones en el campo de la curación con remedios florales de Bach, y se han desarrollado más terapias.

El Dr. Edward Bach, en paralelo con su investigación médica y una exitosa carrera en la medicina tradicional convencional, desarrolló un enfoque holístico para tratar a la persona en su totalidad y no solo a la enfermedad. Durante casi 10 años de intenso trabajo, descubrió con su intuición sobresaliente 38 esencias florales diferentes para el tratamiento de otros tantos estados emocionales.

Con esto había alcanzado su objetivo: un sistema de curación completo que era sutil, seguro y que resultaba en la curación del cuerpo y la mente. El gran amor del Dr. Bach por la naturaleza lo ayudó a encontrar nuevos métodos para ayudar a sus pacientes. Produjo esencias de flores silvestres, arbustos y árboles. Las flores se colocaron en grandes recipientes de vidrio con agua de manantial que se dejaron reposar de tres a cuatro horas al sol. Por lo tanto, las propiedades curativas de las flores se transfirieron al agua, que posteriormente se mezcló con la preservación del coñac.

Las primeras 38 esencias curativas de las flores de Bach

El número de esencias florales se ha expandido a muchos cientos en la actualidad. Además de las flores según el Dr. Bach, especialmente las esencias californianas y australianas. Al mismo tiempo, las esencias de las flores domésticas de Alemania, Austria y Suiza son cada vez más populares.

En los últimos años de su vida, murió de defectos cardíacos a la edad de cincuenta años. Bach fue el primero de los doctores capaz de ampliar a 38 esencias naturales. Esto describe 38 estados mentales, que mencionó en un estado positivo como virtudes, pero que pueden inhibir lo opuesto como estados mentales negativos, nuestro desarrollo y potencial por enfermedad física.

Si las flores para quejas superficiales son buenas para el autotratamiento y las condiciones crónicas, las más profundas se pueden resolver mejor con la ayuda de un terapeuta, tal y cómo aseguran los profesionales de La herboristería online, Clásicamente después de Bach, incluso las flores apropiadas se encuentran hoy en día a través de investigaciones y observación.

Las esencias florales del Dr. Bach

Las 38 esencias florales que desarrolló el Dr. Bach, tienen las siguientes propiedades:

  • Afecta a las emociones y estados de ánimo.

  • Ayuda a recuperar la armonía y el equilibrio.

  • Completamente inofensivo.

  • Se puede combinar con todo tipo de medicamentos.

  • Mejora la eficacia de otros tratamientos.

  • Funciona incluso para niños pequeños, animales y plantas.

El Dr. Bach dividió sus primeras 38 esencias florales en 7 nosodes o grupos.

  1. Miedo y pavor: Álamo temblón, ciruela cereza, Mimulus, castaño rojo, rosa de roca.

  2. Incertidumbre o inseguridad: Cerato, genciana, aulaga, carpe, Sclearanthus, avena silvestre.

  3. Falta de interés en la situación actual o la indiferencia: Clematis, Chestnut Bud, Madreselva, Mostaza, Oliva, Castaño blanco, Rosa silvestre.

  4. Soledad: Brezo, Impatiens, violeta de agua.

  5. Hipersensibilidad a la influencia y las ideas: Agrimonia, Centauro, Acebo, Nogal.

  6. Desaliento y desesperación: manzana cangrejo, olmo, alerce, roble, pino, estrella de Belén, castaño dulce, sauce.

  7. Cuidado excesivo para otros o la preocupación por el bienestar de los demás.: Haya, achicoria, agua de roca, verbena, vid, remedio de cinco flores.

Ninguna de las 38 esencias florales es dañina o crea hábito. No hay riesgo de sobredosis y cualquier tipo de persona puede utilizarlas. Este era precisamente el propósito del Dr. Bach: que el hombre debería ser capaz de curarse a sí mismo.

Preparaciones de las flores de Bach

Como hemos visto, las flores de Bach constan de un total de 38 preparaciones, que se elaboran con el uso de plantas, agua de manantial y a veces algo de alcohol como conservante (otras sustancias también se pueden utilizar como conservantes si se aplican en menores).

Existen dos métodos básicos de elaboración de la esencia:

  1. hervir durante treinta minutos en agua de manantial para posteriormente filtrar el extracto y luego añadir coñac, glicerina o vinagre en la misma cantidad y solizar,

  2. en las plantas se dejan en un recipiente con agua durante varias horas al sol para posteriormente filtrarlo también y añadir algunos de los conservantes antes mencionados (coñac o vinagre de manzana).

Flores de Bach: ¿qué tan efectivas son?

Que un gran número de plantas diferentes tengan propiedades medicinales es un hecho conocido desde tiempos inmemoriales. Bajar la fiebre, calmar la ansiedad o ayudar a cicatrizar heridas son algunas de las propiedades que se les atribuyen. La ciencia ha mostrado muchas de estas ideas y ha extraído varios componentes activos de ellas.

Sin embargo, a lo largo de la historia ha habido muchas formas de tratar enfermedades relacionadas con el consumo o uso de ciertos productos vegetales y algunas han sido científicamente probadas mientras que otras se consideran tratamientos alternativos u homeopatía. En este sentido, uno de los tratamientos herbales que ha evolucionado a lo largo de la historia es el conocido como flores de Bach.

El efecto de las flores de Bach según la ciencia

A nivel científico, el tratamiento con flores de Bach se considera una práctica homeopática sin eficacia probada, no reconocida como terapia por el sistema sanitario salvo en algunos países.

Los experimentos se llevaron a cabo con el objetivo de contrastar el posible efecto de este tipo de terapia, que parecen indicar que no hay diferencias significativas entre este tipo de tratamiento y placebo. De esta manera, las flores de Bach no son aprobadas por la comunidad científica.

Además de los resultados, se han criticado elementos relacionados con las ideas de Edward Bach, como el hecho de que se basa en el concepto de la capacidad vibratoria de las diferentes elaboraciones, por ser una concepción mística e independiente de las pruebas empíricas requeridas por el método científico.

Su popularidad como tratamiento alternativo

El uso de flores de Bach se ha vuelto popular en algunos entornos de la Nueva Era como método alternativo de terapia natural.

Muchos administran y hacen los preparados ellos mismos, aunque existe la figura del terapeuta floral que se ofrece para determinar el tipo de preparación y las dosis a aplicar según la persona y el tipo de problema existente.

Más para explorar