La salud está en la boca: dos tratamientos que te van a cambiar la vida

Compartir esta publicacion

La vida es eso que nos da muchas alegrías pero también de vez en cuando buenos sustos que nos dejan doblados. A mí me pasó una cosa que cambió por completo mi forma de ver la vida. Un accidente de tráfico. Esa gran lacra que tenemos pero que nadie se preocupa de existe. Yo sí lo considero una lacra. Pero claro, no tenemos un ministerio del que se puedan sacar millones de euros. Ahora cuando hablamos de muertos en carreteras, decimos sin pudor 100 al año, 200 0 300. Llegando a ser hasta de 1000 personas. Y claro, nadie hace nada, todo el mundo mira a otro lado. Una pena.

Yo tuve un accidente de tráfico por el que tuve que cambiar mi vida y mis hábitos. Primero en lo laboral, porque estuve mucho tiempo de baja, pero también en lo familiar e incluso en lo social. Fue un accidente de tráfico que me dejó en cama durante varios meses, por culpa de varias contusiones y muchos dolores. Sin embargo, el dolor más fuerte vino desde mi boca. Por culpa del accidente perdí varias piezas dentales. Es cierto que cuando te ves en el hospital, con casi un pie fuera de la vida, pues no te das cuenta de que esto. Pero claro, cuando vas saliendo, te das cuenta de que los dientes son esenciales para nuestro día a día. Pienso en esa gente que ha perdido familiares en las carreteras, y me siento un poco egoísta, pero es cierto que cuando ya has salido, comienzan los problemas de tu día a día.

Lo primero que tienes que hacer es recuperar la sonrisa, pero claro, no es una metáfora. En este caso es cierto. Y es que son muchos años abriendo la boca y de repente te sientes mal porque no puedes ni sonreír, lo más bonito de la vida y no se puede hacer. Por eso, acudí a una clínica dental con grandes profesionales que me pudieran hacer recuperar la sonrisa. Y es cierto que en los últimos años las técnicas y los tratamientos han mejorado mucho. Y más en los implantes dentales. No sé cómo entraría a la clínica, pero lo primero que me dijeron es que “la pérdida de piezas dentales tiene solución gracias a las prótesis dentales”. Se me abrió la vida.  Ahora mismo existen dispositivos artificiales que nos permiten reemplazar los dientes perdidos, ya sea solo uno, varios o la arcada completa.

En concreto hay dos tipos de tratamientos de prótesis dentales, como me indicaron desde la policlínica dental Tomares.

La Prótesis dental fija. En este caso se trata de un tratamiento con prótesis que una vez colocada queda unida a la boca del paciente de forma permanente. Se puede sujetar sobre dientes naturales, que hace falta tallar previamente, o sobre implantes dentales. Gracias a la gran adherencia de este tipo de prótesis, se consigue la misma funcionalidad que antes.

La Prótesis dental removible: tratamiento con prótesis que se conocen popularmente como dentaduras postizas. Pueden ser de arcada completa o parcial y su principal característica es que son removibles, es decir, que puedes quitártela para dormir y siempre que quieras. Además, se deben limpiar bien después de cada comida. En este caso, este fue el mío. Una apuesta que mereció la pena.

Las dudas

Una vez realizada la operación, es el momento de que lleguen las dudas. Por ejemplo, la de cuánto suelen durar las prótesis. Pues como me comentaron los profesionales de la clínica, dependiendo de lo que se cuiden, las prótesis dentales pueden durar entre cinco y diez años.

Aunque es cierto que es vital el tener una buena higiene. Así, la prótesis dental se debe limpiar en un vaso de agua con una pastilla especial y se debe seguir la rutina habitual de higiene de la lengua y las encías. Si necesitas consejos sobre hábitos de higiene bucodental, lo mejor es que preguntes a los profesionales, que son los que más saben de esto.

El final del camino llegó y la verdad es que no puedo estar más feliz. Sí, he vuelto a sonreír. Y sí, las prótesis dentales imitan a los dientes naturales, por lo que nadie se ha dado cuenta de que las llevo puestas. Aunque son muchos los que supieron de mi accidente, nadie se daba cuenta.

Y así es cómo mi vida cambió pero volvió a ser la misma. No somos conscientes de la importancia que tiene la estética dental en nuestras vidas. Tenemos que apostar por ello.

Más para explorar