Los beneficios del pan para nuestro organismo

Compartir esta publicacion

El pan lleva en nuestras vidas desde hace muchos años. Si hacemos un poco de historia, nos dicen que gracias a que un equipo de arqueólogos encontró restos de migas de pan con una antigüedad de 14 400 años, dando alusión a la cultura natufiense. Probablemente algún tipo primigenio de trigo (en alguna variedad diploide del tipo einkorn) fuese una de las primeras plantaciones humana. Pero bueno, nos dejamos de clases de historias, y vamos a lo práctico.

Yo quiero sacar una lanza a favor del pan, y sobre todo decir que no engorda. Que como suele decir el chiste, los que engordamos somos nosotros, pero no por culpa del pan, sino con lo que va dentro. Y sobre todo, si no nos movemos del sillón. En este caso quiero hablar de los múltiples beneficios que tiene el pan.

Energía

Como te decimos, el pan se ha considerado desde muy antiguo como uno de los alimentos por excelencia. Aporta en una cantidad considerable hidratos de carbono de cadena compleja. De esta manera, nos aporta energía. De esta manera nos podemos olvidar de los reconstituyentes y opta por una versión más natural. Los hidratos de carbono son la fuente principal de energía del organismo, sobre todo del cerebro.

Fibra

Te ayuda a mejorar el estreñimiento por su contenido en fibra. Sí, el pan blanco también tiene fibra, aunque en menor medida que si el pan es integral. Con su consumo regularás tu tránsito intestinal rápidamente. De esta manera si comemos pan con ingredientes integrales vamos a conseguir ir bien al baño, sabiendo que en algunos momentos esto se puede convertir en un gran problema.

Pan saludable

Ahora mismo el pan ha cambiado mucho, se hace de todo tipo. Los panes van desde el Pan Gran Reserva y el Pan Tradicional hasta el Pan Saludable (Integrales y Cereales). Y es que los panes que se hacen con ingredientes sanos, son muy saludables, como apuntan desde El Moli Pan y Café, donde elaboran panes con ingredientes Sostenible, con una elaboración sin conservantes, sin grasas parcialmente hidrogenadas y reducido en sal. De esta manera es muy difícil que pueda sentarnos mal, el pan es muy beneficioso.

El pan contiene hierro, magnesio, potasio, ácido fólico y vitaminas B6 y B2, entre otros componentes. Por ello, ayuda a evitar que asciendan los niveles de azúcar en sangre. Es un alimento ideal para personas diabéticas. Y es que es una fuente muy buena de vitaminas.

Nos ayuda en las dietas

¿Cómo? Pues es curioso, pero si consumimos pan de manera equilibrada, éste nos cubre nuestras necesidades nutricionales de forma que nos será más complicado saltarnos la dieta. Se ha comprobado que una ingesta diaria de 100 gramos ayuda a mantener, incluso a reducir peso más fácilmente que en otras dietas donde no está presente. Eso sí, tenemos que tener fuerza de voluntad de no meter nada dentro del pan.

Contra algunas enfermedades

Está demostrado según muchos estudios universitarios, que comer pan de forma moderada nos sirve para controlar a algunas enfermedades. Por ejemplo vamos a prevenir algunas de enfermedades crónicas como la diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares o neurodegenerativas por su contenido en proteína vegetal. Y os lo digo por experiencia.

Envejecer

Si hay algo que no nos gusta, es lo de envejecer. Ni a hombres ni a mujeres. Pues no hace falta buscar el santo grial ni fórmulas mágicas, es tan fácil como consumir pan a diario. Está demostrado que el consumo de pan a diario puede ayudar a frenar el envejecimiento celular al contener propiedades antioxidantes. Además fortalece el sistema nervioso y fomenta la concentración.

¿Cuál es la cantidad que hay que comer de pan?

Y después de estos múltiples beneficios que tiene el pan, es el momento de saber cuánto pan tenemos que consumir al día. Pues bien, para este dato nos basamos en los estudios de la Organización Mundial de la Salud. Ellos nos recomienda un consumo diario de unos 250 gramos de pan al día. ¿Cuánto es? Pues una rebanada delgada pesará aproximadamente 25 gramos, mientras que una rebanada más gruesa pesará aproximadamente 50 gramos. En una hogaza de pan de 250 gramos, podrían caber entre 5 y 10 rebanadas.

Para que te hagas a la idea, una rebanada de pan blanco de molde suele pesar alrededor de 80 gramos, mientras que una rebanada de pan de hogaza puede llegar a los 120 gramos. Ahora es el momento de que hagas cálculos. Pero siempre con un cacho de pan a tu lado.

 

Más para explorar

Belleza

Conseguir una sonrisa perfecta es posible

Conseguir una sonrisa perfecta es un objetivo que muchas personas desean alcanzar, ya que una sonrisa brillante y saludable puede aumentar la confianza, mejorar la apariencia y tener un impacto